Nunca he sido elocuente ni un buen orador. En la escuela y en el colegio me costaba hablar frente a mis compañeros, lo odiaba.

Cuando me invitaron a dar mi primera charla en 2013 (porque mis ilustraciones se habían vuelto virales), supe que tenía enfrentar ese miedo y tenía hablar la mayor cantidad de veces como una especie de práctica.

En 2015 cuando fui invitado por Guido Caicedo (muy conocido en Guayaquil por impulsar programas de emprendimiento) a dar una charla en el TEDxPeñas, me moría de miedo pero, acepté el reto.

Me preparé al menos durante dos meses, vi muchas charlas TED y practiqué decenas de veces mi discurso.

Si vas a dar una conferencia, te recomiendo lo siguiente:
– Recuerda que esto no es una clase, es más como una conversación contigo mismo acerca de una experiencia personal.
– Revisa videos de otras charlas para inspirarte.
– ¡Grábate! Este método es necesario para saber si tienes tics, dejos o si no pronuncias mal las palabras.

Una charla de este tipo debe estar compuesto de partes esenciales:
– La introducción (debe romper el hielo, en mi caso hice una broma)
– La parte emotiva (cuando hablo de mi papá)
– El problema / el conflicto (la falta de dinero en mi familia)
– La resolución (cuando encontré mi estilo).

Charla TEDxPeñas en Julio 2015 (Guayaquil-Ecuador)

¡Espero les haya gustado mi charla!

Entradas relacionadas